En los últimos años está emergiendo el llamado turismo detox, una tendencia para desconectar de verdad durante las vacaciones. El viajero busca destinos recónditos donde no llega ni por asomo internet ni la cobertura de móvil. También hay hoteles sin wifi que retiran al huésped los dispositivos mientras dura su estancia. Si hace unos años el móvil pasó de ser un artículo de lujo a primera necesidad, ahora el lujo, sólo al alcance de unos pocos, es poder prescindir de él, al menos durante tus días de descanso.

 

Todavía hoy, cuando nos vamos de vacaciones, lo primero que buscamos desesperadamente en un hotel o en un destino es si hay wifi, a ser posible gratuito, para seguir conectados a todas horas. Pero, si lo piensas bien, no tiene mucho sentido marcharse para «desconectar unos días» y luego pasarse el viaje actualizando las redes sociales, ¿verdad?

 

Aparcar internet y las redes sociales de nuestra vida cotidiana al menos unos días es posible. En la isla de Bali, en Indonesia, se celebra cada mes de marzo el «Día del Silencio», como parte de un ritual religioso del año nuevo hindú. Entre otras restricciones, se recomienda a sus habitantes, ¡pero también a los turistas! apagar sus dispositivos móviles durante 24 horas. Incluso hay países como Francia que han regulado el derecho laboral al descanso, es decir, el uso que deben hacer de las tecnologías de la comunicación (mensajerías y correos electrónicos o teléfonos móviles) tanto los trabajadores como las empresas durante los días libres o de vacaciones.

 

Estamos tan invadidos de la tecnología, que hoy por hoy esto es un lujo, sólo al alcance de unos pocos. Por eso en los últimos tiempos está surgiendo con fuerza una tendencia que propone justamente eso: unas vacaciones sin internet, el llamado «turismo detox«.  Lo ideal para practicarlo sería en lugares o parajes apartados donde no llega la cobertura, emulando a los retiros monacales de la Edad Media. Pero si no queremos tanto aislamiento, o si esto no es posible porque las operadoras se empeñan en que no nos falten datos en el móvil vayamos donde vayamos, ya existen hoteles en España que ofrecen paquetes de «desintoxicación digital».

 

Bali celebra cada año el Nyepi o Día del Silencio.
Bali celebra cada año el Nyepi o Día del Silencio.

 

Estos paquetes unplugged consisten en requisar a los huéspedes todos los aparatos electrónicos durante su estancia, normalmente de unos 3 a 7 días. En las habitaciones tampoco encontrarás dispositivos. La ventaja de estas ofertas es que puedes «volver» a la tecnología cuando quieras, por voluntad o por causas de fuerza mayor.  Y si quieres moverte por la ciudad, no te quedará otra que utilizar algo tan vintage como un plano de papel. Por otra parte, ya hay estudios que relacionan cierto malestar físico con la cantidad de horas que estamos en la oficina, la mala iluminación, posturas incorrectas o uso excesivo de determinados dispositivos.

 

En Roomsday.com podemos ofrecerte algunos hoteles de este tipo. Uno es el Royal Hideaway Sancti Petri, de Barceló, situado en Chiclana de la Frontera (Cádiz). En su programa detox, al hacer el check-in, los teléfonos móviles de los huéspedes quedan «confiscados» en recepción. Además, el programa se completa con terapias para superar los efectos físicos de la exposición continuada a la tecnología y las rutinas del trabajo.

 

Vincci Selección Estrella del Mar, Marbella.
Vincci Selección Estrella del Mar, Marbella.

 

Los otros dos hoteles «digital detox» pertenecen a la cadena Vincci. Uno es el Vincci Selección Rumaykiyya 5* en Sierra Nevada (Granada). Se trata de un hotel de nieve, abierto solamente durante la temporada de esquí, de diciembre a abril, aproximadamente.

 

Otro es el Vincci Selección Estrella del Mar 5*, en Marbella (Málaga), con 133 habitaciones, frondosos jardines y un club de playa propio. Ambos reciben al cliente con un zumo depurativo y a continuación se le solicita entregar todos sus aparatos electrónicos, desde el móvil al ordenador. A cambio, el hotel entrega un libro junto con unas recomendaciones, para que la estancia sea lo más agradable y «desintoxicante» posible. Y  para que la experiencia sea completa se incluye en el pack una sesión de spa. Además, con cada reserva, Vincci envía un imagen con el mensaje Cerrado por Detox, para que los clientes puedan colgarla en sus redes sociales y avisar a sus contactos de que van a estar ausentes.

 

Sospechamos que esto es sólo el principio, y el turismo basado en la experiencia digital detox cobrará impulso en poco tiempo con opciones para todos los bolsillos.  Si quieres ya puedes, así que… ¡pon tu móvil en modo vacaciones!