Cinco consejos infalibles para encontrar  hoteles baratos.

Ofertas de hoteles baratos

Parece una contradicción ¿verdad? Pues no lo es. Si buscas hoteles baratos en Google los resultados que verás serán páginas genéricas de las grandes agencias on-line que llenan sus páginas con las palabras «hoteles baratos» porque saben que es una búsqueda muy habitual.

Haz la prueba y verás como tooooodos los resultados te llevan a la página general de la agencia de viajes on-line de turno. ¿Que va a decir una agencia? Pues que sus hoteles son los más baratos!!!

2.- Compara

Vale… ahora ya sabemos que buscando «hoteles baratos» no vamos a ningún lado… Entonces ¿cómo lo hacemos? Pues comparando nosotros.

Si estamos buscando un hotel barato se supone que no tenemos claro a que hotel queremos ir sino que estamos buscando un hotel económico o una oferta. Aun así tenemos que escoger un hotel en concreto y buscar en varias webs ese mismo hotel para las mismas fechas. No quiere decir que vayamos a ir a ese hotel sino que nos servirá como «testigo» para saber el margen que cada agencia on-line carga a los precios.

Antes de seguir hay que explicar una cosa: los hoteles dan la misma tarifa de precios a prácticamente todas las agencias on-line por lo que la variación final en el precio depende del margen (la «ganancia») que cada una le quiera poner.

Por eso lo del hotel «testigo», si encontramos el precio más barato de un hotel en una web, es muy probable que el resto de hoteles similares también sean más baratos.

3.- Decide tu destino

Si tienes muy claro el destino de tus próximas vacaciones puedes saltarte este punto. En cambio si el precio es fundamental a la hora de decidir ten en cuanta que no todos los destinos turísticos tienen los mismos niveles generales de precios.

Así, si queremos hacer una escapada urbana fuera de España, debemos saber que Londres o París son ciudades mucho más caras que Lisboa o Marrakech. En Costas como regla general los destinos muy consolidados y con muchas plazas hoteleras tienden a tener precios más bajos. Por ejemplo Benidorm, Salou o Torremolinos.

4.- Ojo con las fechas

Aquí sucede algo parecido a los destinos: si somos flexibles podemos encontrar precios muy inferiores. Cuanto más cerrado tengamos el viaje más difícil será encontrar mejores precios. Aunque sea de perogrullo vamos a recordar que hay que huir como de la peste de los puentes y demás fechas puntuales que concentre mucha demanda.

En verano también podemos jugar con las fechas. Junio o septiembre son fechas ideales: los precios son más bajos, el tiempo es fantástico y los destinos no están tan masificados como en julio o agosto.

Otras fechas para encontrar buenos precios son los cambios de quincena o de mes. En estos momentos «salen» unos clientes y «entran» otros y suelen tener menor ocupación por lo que los hoteles bajan los precios.

5.- Tipo de hotel

Aunque es una regla con muchas excepciones, los hoteles tendrán un precio mayor o menor en función de dos parámetros: su ubicación y su calidad. Tendrán un precio superior los hoteles bien situados (cercanos al mar, céntricos, etc) y aquellos que «se llenen solos» por tener buena reputación entre los clientes.

Aquí hay que ir con cuidado. Debemos sopesar bien si el ahorro de dinero que no supone un «chollo» que hemos encontrado, compensa teniendo que coger el coche todos los días para ir a la playa. Si tenemos claro lo que compramos y no nos importa estar un poco más alejados, también podemos ahorrarnos bastante dinero. Sólo debemos saber separar cuando un hotel está de «oferta» y cuando simplemente es más barato porque ofrece menos que otros.

Otra opción es buscar un producto alternativo como un apartamento, un camping o un hostal.

Y nada más. Ojala estos consejos os sirvan para encontrar vuestro hotel barato de verdad y que podais disfrutar de unos días de descanso sin tener que arruinaros. Si se os ocurre alguna cosa más o tenéis cualquier duda, decídnoslo en los comentarios. SUERTE!

Déjanos un comentario o dale a «Me Gusta» en el botón de Facebook. ¡Muchas gracias!